Colegio Santa María del Naranco ALTER VÍA - Oviedo
Colegio Santa Maria del Naranco Alter- Vía (Oviedo)
¡Feliz Día Universal del Niño!
USUARIOS
clesp_modal_seguir

Zona Privada

Acceso al área privada de la web

clesp_modal_seguir
Búsqueda en los contenidos de la web

Búsqueda avanzada

clesp_modal_seguir

Mi compra

carro vacío

piezas rojas piezas rojas

Dña. Elisa Beltrán

Foto de Elisa

Trabaja en el Colegio Sta. María del Naranco ALTER VÍA desde 1994 como docente siempre enfocada en las nuevas tecnologías e innovación debido a que ha participado en numerosos cursos de gamificación para docentes; códigos QR y realidad aumentada; eTwining 2.0; gestión de e-learning en moodle; aplicaciones educativas de los blogs; coordinadores TIC; Redes Sociales educativas; creación de contenidos didácticos en internet; pizarra interactiva; curso avanzado de extranet para administradores; aplicaciones de power-point para enseñanza; aplicaciones multimedia en el aula.

Ha trabajado con alumnos de n.e.e e integración en base a su especialidad y desde el año 2005 ostenta la Tutoría en el 1º Ciclo de Educación Primaria.

Posee numeros cursos transversales como líderes innovadores; curriculum bimodal, entusiasmat; musicoterapai, detección y tratamiento del déficit de atención; Cl Urkide Formación HADA; evaluación por procesos; inteligencia emocional y educación entre otros como Sitema Braille; Síndrome Asperger o TEA: respuesta curricular para alumnos ciegos y deficientes visuales.

Comunicación/Experiencia:

Seguro que más de uno pensáis que si uno de los grandes propósitos de la educación es el de formar a alumnos y alumnas capaces de seguir aprendiendo a lo largo de la vida, es indispensable “encender la llama” para que quieran seguir aprendiendo por sí mismos.

Por eso desde mi experiencia diaria en el aula os invito a reflexionar como docentes sobre:

¿Cómo encender esa llama? Cada día estoy más convencida de que esa llama no se enciende con más contenidos, sino con propuestas capaces de despertar un interés genuino y de emocionar.

Podríamos por ejemplo: reducir el tamaño de las programaciones,  seleccionar y  buscar lo que de verdad importa, todo aquello que no solo logrará despertar la curiosidad y emocionar, sino que permitirá sentar las bases para nuevos aprendizajes.

Ahora que queda poco menos de un mes de clase, ¿renunciarías a las últimas unidades didácticas por una tarea inolvidable para tus alumnas y alumnos? ¿Te atreverías a olvidarte de lo que va a entrar en el examen (ese examen que tú mismo vas a diseñar) y a hablar de lo que sucede a nuestro alrededor, de lo que verdad importa y nos conecta con la vida, aún a sabiendas de que eso no entrará en un examen?  De ti depende.

Después de todo, como dice Francisco Mora: “Sin emoción no hay curiosidad, no hay atención, no hay aprendizaje”.

Actualmente comenzamos a saber que nadie puede aprender nada, y menos de una manera abstracta, a menos que aque­llo que se vaya a aprender le motive, le diga algo, posea algún significado que encienda su curiosidad. Para aprender se requiere ese estímulo inicial que re­sulte interesante y nuevo.

Y es entonces cuando se enciende la atención de un modo poderoso.

 

volver